domingo, 27 de octubre de 2013

¿El Ejército de EE.UU. invierte en 'rocas espía' inteligentes?



Mientras que crecen los problemas de espionaje realizados por EE.UU por todo el globo, la empresa norteamericana Lockheed Martin presentó su última creación en tecnología de vigilancia. Se trata de una red de sensores con capacidad para activar cualquier tipo de dispositivo a distancia, camuflados como rocas.


El objetivo de la contratista de defensa con esta tecnología es ofrecer una amplia cobertura a un bajo coste de operación, con unidades camufladas como rocas que tienen la capacidad de permanecer en modo reposo y sin mantenimiento durante muchos años. Se alimentan con energía solar.

El nombre oficial dado a la tecnología es SPAN, siglas de Self-Powered Ad-hoc Network ', algo así como 'red ad hoc autoalimentada', una "red de sensores inalámbricos encubiertos perpetuamente autoalimentados" que ofrece a sus usuarios "discreta vigilancia continua" y por su reducido tamaño podrían caber en una roca.
La presentación tuvo lugar en la reunión anual de la Asociación del Ejército de los Estados Unidos (AUSA, por sus siglas en inglés), que se llevó a cabo durante esta semana.