martes, 18 de febrero de 2014

Bachelet le pide cautela al Estado Mayor Conjunto para vigilar la frontera norte



Hoy se dio a conocer, que la presidente electa de Chile, Michelle Bachelet, habría aprobado la prioridad otorgada por el Ministerio de Defensa de su país, la custodia del llamado Teatro de Operaciones del Norte (TON), que abarca las zonas fronterizas con Bolivia y Perú.


Esto a consecuencia de las quejas diplomáticas de Perú y Bolivia, respectivamente, en relación a las disputas marítimas y territoriales pendientes ante la Corte Internacional de La Haya.

Y a pesar que la diplomacia chilena en contacto previamente con el Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú, con el fin de reducir al mínimo, en ambos países, el impacto y las consecuencias políticas de la sentencia  la estrategia de convivencia resultó ser exitosa. Pero el problema más difícil de lidiar es con Bolivia.

La Paz reclama una franja de territorio - 120.000 kilómetros ² y 400 km de costa que perdió ante Chile en la Guerra del Pacífico.

Según el portal Defensa.net, los militares chilenos monitorean constantemente a elementos civiles o militares bolivianos que  intentan realizar un gesto extremo, como una incursión no autorizada por tierra o por aire, a cualquier punto en Chile para plantar una bandera boliviana con el fin de llamar la atención del mundo por la mutilación de su territorio.

Por tal motivo, Bachelet considera que el objeto de la controversia con Bolivia tendrá un alto potencial para la inestabilidad en el entorno de la paz y la cooperación de la Unión de Naciones Suramericanas, por eso aprobó la prioridad para TON, durante una reunión a la que asistieron el ex embajador de Chile en Ecuador, Jorge Burgos Varela  quien será  su ministro de Defensa en este nuevo gobierno de Bachelet.

El portal también revela que Bachelet  le ha recomendó al Estado Mayor Conjunto de la cautela teatro del norte a la intensidad y la extensión de las maniobras militares, evitando los desplazamientos prolongados de las unidades de tierra que pueden parecer un despliegue de fuerzas en la región.

Además, hace diez meses, el comandante del Ejército chileno, el general Juan Miguel Fuente-Alba, visitó las guarniciones de Iquique y Antofagasta, dando instrucciones a sus comandantes para probar sus unidades sobre el terreno, a fin de evaluar el estado de funcionamiento de ellos, e informar de sus necesidades de el caso de un trabajo de verdad pronto, en una situación de emergencia.

Esto quiere decir que abarca los batallones de tanques Leopard eje Arica-Antofagasta-Iquique, protegida desde el aire por dos escuadrones de cazas F-16 supersónico, de fabricación estadounidense. Por otra parte, la región se vuela regularmente por un Boeing 707 jet que Chile la industria militar israelí en un radar de aviones sofisticados: EB-707 Condor.  Además se supo que un segundo avión de alerta temprana aerotransportada de este tipo ahora se puede entregar a Chile en el año que  viene.
 
Tanto el aeropuerto militar de Iquique como Antofagasta, la aviación militar chilena cuenta con equipos de detección electrónica que acechan las rutas de vuelo en el espacio aéreo de Bolivia las 24 horas del día.

Ante esto surge una pregunta ¿ Habrá un conflicto militar entre Chile y Bolivia?