jueves, 5 de junio de 2014

Un caza ruso interceptó a un avión espía estadounidense


Un caza ruso interceptó en abril a un avión espía estadounidense en espacio aéreo internacional del mar de Ojotsk, al norte de Japón, provocando uno de los incidentes más graves entre la fuerza aérea de ambos países desde el fin de la Guerra Fría.


Según confirmó el Pentágono, el pasado 23 de abril un caza ruso Su-27 Flanker armado se aproximó muy de cerca de un avión espía RC-135U de la fuerza aérea estadounidense que realizaba una patrulla rutinaria a unos 100 kilómetros de la costa rusa.

La interceptación fue especialmente osada, ya que el caza después de identificar y seguir a la aeronave estadounidense (un avión con poca capacidad de maniobra) se cruzó frente su ruta de navegación, lo que puso a ambos cerca de una colisión en poco tiempo.


Los dos aviones no mantuvieron comunicaciones por radio y el caza se giró para mostrar sus misiles a la tripulación estadounidense.


El caza ruso llegó a estar a unos escasos 30 metros de chocar con el avión estadounidense, lo que supone uno de los mayores encontronazos entre la fuerza aérea entre ambos países en décadas.


El incidente aéreo más grave de los últimos años para un avión espía estadounidense se produjo en la primavera de 2001, cuando un turbohélice EP-3E colisionó en espacio aéreo internacional cerca de la isla china de Hainan con un caza J-8 chino.