jueves, 26 de marzo de 2015

Empresas extranjeras podrían ganar demandas millonarias ante países como Perú




Gracias a los cables y correo de Wikileak, se reveló que el Acuerdo de Asociación Transpacífico (ATP) de libre comercio que negocian en secreto los gobiernos de 12 países entre ellos, Perú,  otorgará a los inversionistas extranjeros privilegios y derechos por encima de los nacionales y establecerá normas y mecanismos supranacionales de resolución de conflictos que dejarán a los Estados firmantes en desventaja jurídica ante los empresarios foráneos.


Esto permitirá, a las empresas extranjeras demandar a los gobiernos en el ISDS (solución de controversias inversor–Estado) y solicitar millonarias indemnizaciones a cuenta de los contribuyentes sin haber agotado antes las vías legales internas, otorgando así a los inversionistas extranjeros más derechos que a los nacionales.

También se revela que el Acuerdo Transpacífico refuerza y amplía el sistema legal del ISDS y eleva a las empresas de capital extranjero a la misma categoría que los gobiernos soberanos.

En sus 55 páginas filtradas  por Wikileak,   aborda no sólo compensaciones por expropiaciones directas o indirectas, sino también por pérdidas en el caso de conflictos sociales o por cambios en la legislación financiera, ambiental o de salud pública que los inversionistas consideren que afectan sus expectativas de negocio.


Esto quiere decir que, las empresas extranjeras “podrán exigir compensaciones, pagadas por los contribuyentes, ante acciones gubernamentales financieras, de salud, ambientales, de uso de suelo y otras” cuando consideren que no han sido respetados los privilegios que habrá de otorgarles el propio ATP frente a compañías locales.

Este documento consolida y expande los derechos empresariales reconocidos en el TLC bilateral firmado por Perú, al amparo del cual en 2011 Renco Group Inc (propietaria de Doe Rum) presentó una demanda “inversionista-Estado” contra nuestro país en la que exige el pago de una indemización de 800 millones de dólares e intenta evadir una demanda judicial ante un tribunal de EEUU presentada por 70 habitantes de la Oroya por daños a su salud.

Según el capítulo de inversiones, nuestro país no ha presentado salvaguardas a ninguna de sus disposiciones, algo que si ha hecho el vecino Chile, quien en los anexos protege el derecho de su Banco Central a preservar sus facultades para limitar o restringir las transferencias de capitales desde y hacia Chile.

Otra posible grave consecuencia advertida por Public Citizens sería el hecho de que las compañías farmacéuticas podrían demandar ante estas instancias de arbitraje a los Estados en el caso de que consideren que han sido dañados sus derechos a la Propiedad Intelectual, algo que no contempla el Acuerdo de los Derechos de Propiedad Intelectual (ADPIC) de la Organización Mundial del Comercio (OMC), al que no pueden concurrir los inversionistas.

De aprobarse los términos del documento los ISDS tendrían la facultad de exigir pagos gubernamentales prácticamente ilimitados a inversionistas extranjeros, calculados con base en “las esperadas ganancias futuras” que los demandantes habrían obtenido –a juicio del tribunal supranacional– debido a la adopción u omisión de determinadas estrategias oficiales por el país receptor de la inversión. Asimismo, tales organismos tendrían jurisdicción para resolver litigios entre gobiernos y consorcios foráneos por concesiones de tierras nacionales y por  proyectos de construcción e infraestructura.

Las rondas de negociaciones del Acuerdo Transpacífico son realizadas con total hermetismo por los 12 países (Australia, Brunei, Canadá, Chile, EEUU, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam), lo que lo convierte en el más amplio y polémico acuerdo comercial llevado a cabo hasta la fecha ya que representa un 40% del comercio internacional y sus disposiciones podrían afectar a casi 800 millones de personas.

Por último, Australia es el único país que se opone a la jurisdicción del ISDS en el caso de tratamientos farmacéuticos y médicos considerados de interés público.

Descargue el documento filtrado por Wikileaks : http://bit.ly/1xzWz7i