domingo, 12 de abril de 2015

La Armada peruana necesita renovar su flota de superficie



Hace unos días atrás se dio a conocer que la Armada de Perú estaría evaluando tres opciones para  renovar su fuerza de superficie.


Y es que la Armada peruana necesita con urgencia  un remplazo  del buque insignia Miguel Grau,  un buque de 12.000 toneladas crucero construido en Holanda durante la segunda guerra mundial, que vino a servir en la Kriegsmarine (marina de guerra Adolf Hitler).

Asimismo, que sus 13 escoltas de la fuerza de  superficie,  siete fragatas clase Lupo (italiano) y seis franceses naves de patrulla costera clase PR-72P, 600 toneladas (Perú generosamente reclasificado como corbetas) - fueron construidos durante la década de 1970, necesitan también ser remplazadas.

Esto, resalta al saber que a finales del año pasado, el astillero español Navantia le estaría ofreciendo a la Armada peruana proyecto bautizado F-538: Una Fragata modelo compacto (3.800 toneladas), capaces de operar múltiples sistemas de armas - una característica que también se destaca en el Lupo.

El problema es que una escolta F-538 no llegará al gobierno de Lima, por menos de $ 500 millones.
En tal sentido, la Armada peruana evalúa usionar la compra de dos unidades modernas (no necesariamente el de Navantia) con la compra de dos fragatas de segunda mano por encima de 4.000 toneladas.
Por tal motivo, las tres opciones sobre la mesa del comando naval peruana son:

Comprar  dos nuevos barcos, que tengan desplazamiento entre 3.500 y 4.500 toneladas;
 adquirir dos F-538 a Navantia y comprar dos destructores más de segunda mano en Alemania o Italia. Y por último,  adquirir  dos F-538, dejando a un lado la adquisición de escoltas de segunda mano.


Esto se suma, la necesidad de adquirir modernos submarinos, pues los seis submarinos que tiene la Armada peruana  fueron construidos en la decada de 1970.


Submarino tipo 209 (209/1200)
Submarino tipo 209 (209/1100)