martes, 12 de mayo de 2015

¿Por qué el CACE no hace caso a los pedidos solicitados por la FAP?




Hace unos días atrás, se dio a conocer que el Alto Mando de la Fuerza Aérea del Perú solicitó al Ministerio de Defensa dejar sin efecto la compra de un Sistema de Defensa Aérea  valorizado  en 140 millones de dólares.


Pero, ¿Cuál es el motivo por el  cual Alto Mando de la Fuerza Aérea del Perú solicitó al Ministerio de Defensa dejar sin efecto la compra de un Sistema de Defensa Aérea?

Bueno, se supo que el motivo fue que el equipamiento seleccionado no correspondía a los requerimientos técnicos y que habría errores de criterio por parte del Comité de Adquisiciones y Contrataciones en el Exterior (CACE), y que  a la cabeza se encuentra el mayor general FAP Raúl Hoyos De Vinatea.

Y es que como se sabe, el CACE eligió el Sistema de Defensa Aérea móvil de medio alcance de fabricación israelí " Spyder ", integrado por vehículos lanzadores MFU, un vehículo de mando y control CCU, un radar de vigilancia Elta EL/M-2106 Atar 3D, dos vehículos de apoyo y misiles "Python", de 16 kilómetros de alcance.

Sin embargo, lo que requirió la FAP fueron misiles con alcance de 35 kilómetros, que corresponden al "Derby", cuyo rango es de 35 a 40 kilómetros, de acuerdo con las bases de la licitación.

Asimismo, la FAP también precisó la compra de tres Radares Primarios de Alarma Temprana Tridimensionales de largo alcance y de última generación, cuyos componentes debían estar integrados en un solo conjunto, fácilmente móvil y transportable en aeronaves tipo C-130 y L-100 " Hércules ". 

Lamentablemente, el CACE eligió el radar AN/TPS-78, fabricado por la compañía norteamericana Northrop Grumman, cuando la FAP pidió uno de última generación tipo AN/TPS-80 “Gator”, de la misma compañía.

Otro punto en contra, es  en la compra del Sistema de Defensa Aérea, la FAP pidió misiles portátiles (Manpad) de última generación con guía infrarroja o láser. 

Pero, otra vez el CACE  izo caso omiso al pedido de la FAP y seleccionó el " Grom ", manufacturado por la empresa polaca Bumar, que es una nueva versión de los " Igla " de fabricación rusa. No era una tecnología reciente, como demandó el instituto castrense.

Ante estos impasses creados por parte del Comité de Adquisiciones y Contrataciones en el Exterior surge una pregunta.

¿Por qué el CACE no cumple los requerimientos técnicos solicitados por la FAP?,  ¿Por qué el mayor general FAP Raúl Hoyos De Vinatea no cumplió con los pedidos solicitados por su Institución?




Lea también: ¿Se pueden convertir los tanques T- 55 en el Sistema Antiaéreo "TUNGUSKA"?