jueves, 16 de julio de 2015

Perú sigue en su modernización militar


En el proceso de seguir teniendo capacidades tanto defensivas como ofensivas,  el ministro de Defensa Jakke Valakivi Álvarez,  dio a conocer  que Perú realizó con  el Embajador del Reino de los Países Bajo en el Perú, Johan Van Der Werff la suscripción del contrato de transferencia de tres modernos helicópteros AB-412, con equipamiento completo y tecnología de última generación, los mismos que se unirán a nuestra flota naval para operaciones de búsqueda, rescate y evacuación aeromédica.


Se debe resaltar que el helicóptero AB-412 SP (Performance Especial), utilizado por Holanda para misiones de búsqueda y rescate, es una variante del Bell 412 con mayor capacidad de combustible, peso máximo de despegue incrementado y acomodaciones adicionales para pasajeros.


Asimismo, las tres aeronaves fueron inspeccionadas en el 2014 por personal de la Armada peruana.

Otro punto importante, que se debe tener en cuenta, es que recientemente, un contrato similar permitió a la Marina contar con aeronaves Fokker F-50, que cumplen un rol fundamental en salvaguarda de nuestros intereses, y la adquisición del Buque Logístico BAP Tacna nos permite contar con la mayor unidad de este tipo al servicio de poblaciones afectadas por desastres y emergencias, como ocurrió hace pocas semanas en el norte del país.

Es importante destacar que este tipo de alianzas estratégicas y colaboración entre nuestros países y sus Armadas, es de larga data. En los años setenta la Real Armada Holandesa transfirió a nuestra Marina dos cruceros clase Holland, uno de los cuales fue bautizado con el nombre del Gran Almirante Miguel Grau. Esta unidad se ha convertido en el buque insignia de nuestra Marina de Guerra, y hoy es una muestra de que el acero holandés unido a la mística y profesionalismo de los marinos peruanos, nos otorgan las herramientas necesarias para navegar hacia un camino de progreso. 



Por otro lado, el ministro de Defensa hizo entrega de una moderna flota de aviones TWIN OTTER DHC-6 SERIE 400, adquiridas para la Fuerza Aérea del Perú al gobierno de Canadá con la modalidad de Gobierno a Gobierno, como parte del programa de modernización de las Fuerzas Armadas en Iquitos.

Estas aeronaves de última tecnología, reemplazarán flotas de 40 años de antigüedad, y en consecuencia permitirán brindar servicios de transporte en óptimas condiciones de seguridad para las diversas operaciones militares.

Los primeros 10 aviones TWIN OTTER SERIE 400 de la flota de 12 en total, han sido empleados en misiones de apoyo para el desarrollo nacional, ayuda humanitaria y acciones cívicas en la Región Amazónica, alcanzando un promedio de 9000 horas de vuelo, transportando víveres, artículos de primera necesidad, medicinas, camillas, enfermos y heridos.
Además, el ministro Valakivi anunció que muy pronto  Perú recibirá otras  6 aeronaves que reforzarán la flota existente,  y que se realizará la  construcción de un taller de mantenimiento de aviones TWIN OTTER certificado por el fabricante.

Siguiendo su procedo de desarrollo tecnológico, la Comisión Nacional de Investigación y Desarrollo Aeroespacial – CONIDA, llevó a cabo la ceremonia protocolar en el lugar donde se construirá la Infraestructura Terrestre del Centro Nacional de Operaciones de Imágenes Satelitales - CNOIS, sito en la Base Científica Punta Lobos, Pucusana, Lima.




Este acto protocolar, lo encabezó el ministro de Defensa Jakke Valakivi, quien estuvo acompañado del enviado personal del presidente de la República  de Francia para América Latina, Jean Pierre Bel, con quien colocó el bloque recordatorio de la visita.

La Estación Terrestre es parte del CNOIS y del sistema satelital adquirido por el gobierno peruano y lugar en donde se recibirán las imágenes satelitales que permitirán a las instituciones públicas y privadas una mejor y oportuna  realización de sus actividades y cumplimiento de su misión, en las que están incluidos gestión de riesgos, prevención, atención de emergencias, medio ambiente, recursos naturales, defensa y seguridad nacional, desarrollo socio económico, y desarrollo tecnológico.

La recepción de imágenes se realizará en esta Estación mediante el enlace directo con nuestro satélite Perú Sat -1 (el que se encuentra actualmente en construcción), y con la constelación de satélites AIRBUS Defence and Space, además con satélites de otros Estados y organizaciones espaciales internacionales con los que se podrá realizar proyectos conjuntos.

El Satélite será lanzado el 2016 y fue adquirido mediante mecanismo de gobierno a gobierno a Francia. Aportará numerosos beneficios en desarrollo, crecimiento y seguridad, y coloca al país a la vanguardia de la tecnología espacial en la región. 

Se tratará del primer Satélite Submétrico en Latinoamérica y captará imágenes con detalle inferior a un metro desde la superficie para transmitirlas de manera encriptada en horas a la estación terrena de Punta Lobos.

Se supo, que con la adquisición del Satélite Submétrico, Perú tiene el beneficio de acceder a imágenes de seis satélites de países líderes en el ámbito espacial mundial. Asimismo, transferencia tecnológica offset y capacitación para profesionales peruanos, proceso que es liderado por la Comisión de Investigación y Desarrollo Aeroespacial, CONIDA, de la Fuerza Aérea del Perú.

Cabe recordar, que el costo del satélite peruano bordearía los US$ 300 millones. Este costo de US$ 300 millones se debería porque en el caso del satélite peruano la compra tiene como intermediario oficial al gobierno francés, que hace la compra al consorcio y, lógicamente, esta intermediación cuesta.

Aunque surge dos interrogantes, ¿Por qué el Gobierno peruano no realizó la compra directa  con el con el consorcio francés?, ¿Qué beneficio recibiría el Gobierno peruano al realizar dicha compra teniendo como intermediario oficial al gobierno francés?

Un dato importante que se debe tener en cuenta es que Chile busca adquirir nuevo Satélite en versión Fasat Delta, pues,  su actual   Satélite Fasat – Charlie tendría una duración de dos años más, por lo que el gobierno chileno tendría como prioridad adquirir un nuevo satélite.


Se debe tener en cuenta, que para la creación de un nuevo satélite se demora cuatro años, desde que se decide tenerlo hasta su puesta en órbita. Por lo que Chile estaría sin satélite cuando finalice la vida útil del Fasat- Charlie.