jueves, 21 de enero de 2016

El 61 % de los chilenos no acepta un resultado adverso ante la Corte de La Haya


Mientras la comisión de relaciones exteriores de Chile busca expropiar el terreno  peruano el Chinchorro, un 61 % de los chilenos creen que  no debe aceptar un resultado adverso de la Corte de La Haya y  que le obligue a ceder soberanía a Bolivia, según una encuesta publicada ayer por el diario chileno El Mercurio.


Según este medio, ante la pregunta "¿Qué cree usted que debería hacer Chile actualmente frente al juicio que mantiene con Bolivia en el tribunal de La Haya?", un 61 % señaló que el país debe seguir adelante con el juicio, pero advertir a la comunidad internacional que Chile no aceptará un resultado que lo obligue a ceder soberanía.

Según los resultados del sondeo, realizado por la consultora Cadem, un 21 % opina que el país debe cumplir los procedimientos establecidos por la Corte y dejar que siga adelante con el juicio y un 13 % señala que el país debiera retirarse del juicio.

Asimismo, en la en cuenta Chilena se revela que, un 80 % de los encuestados considera que Chile no tiene asuntos pendientes con Bolivia.




Respecto del eventual resultado de la demanda, un 50 % de los encuestados cree que La Haya reconocerá parte de la posición de ambos países, pero un 88 % opina que sea cual sea el fallo Bolivia seguirá insistiendo con reclamos territoriales.

Ante la pregunta de qué debe hacer el gobierno chileno ante la demanda histórica de Bolivia de obtener una salida al mar, un 53 % señala que no debe darle nada.

En cuanto a la actuación del gobierno chileno frente a la demanda, un 66 % piensa que "está haciendo todo lo posible por defender los intereses de Chile".

La encuesta se realizó entre los días 13 y 15 de enero e incluyó 700 entrevistas, su margen de error es del 3,7 % y su nivel de confianza del 95 %.

Cabe recordar, que el año pasado, la Corte rechazó una petición de Chile de declararse incompetente para conocer y fallar el caso, por tratarse de un asunto ocurrido y resuelto antes del Pacto de Bogotá, que dio origen a la Corte en 1948.

Ahora, Chile tiene plazo hasta el 26 de junio próximo para presentar su contramemoria, o respuesta a la demanda boliviana.

“Están empezando a fabricar un nuevo caso: tarde o temprano demandarán resolver la frontera terrestre en ese territorio. Ellos no renuncian a recuperar Arica y Tocopilla y, al igual que Bolivia, no pierden nada con estas ofensivas diplomáticas que, además, les generan cohesión interna. A los chilenos, no tener relaciones estables con los vecinos nos perjudica, tanto por el desgaste de nuestra imagen internacional, cuanto porque las inversiones productivas en zonas territorialmente conflictuadas se dificultan. 

Y en la macro zona norte está la riqueza minera de Chile y un potencial de generación de energía solar inexplotado.