domingo, 17 de enero de 2016

Perú no puede vivir con un vecino que tiene una hipótesis de guerra como Chile


Mientras que Chile busca una excusa para expropiar el terreno El Chinchorro con la finalidad de construir en dicha zona un centro habitacional para  250 ciudadanos chilenos que reclaman un hogar, el embajador Oswaldo de Rivero entrega, sostuvo que Perú vive en una constante amenaza con Chile.




“Debido a la hipótesis chilena de guerra con el Perú, denominada “Hipótesis Vecinal 3 Máxima”, el Perú vive hoy amenazado por 46 aviones F16, más 250 tanques Leopardo, por 2 submarinos Scorpene que pueden estar sumergidos un mes y en estas condiciones lanzar misiles.


 También por 8 fragatas con misiles navales Harpoon, aviones Awacs, sistemas de radar avanzados, un satélite con atribuciones militares y aviones sin piloto espías. La mayor parte de este sistema de armas de naturaleza ofensiva está desplegado hoy en la frontera norte de Chile y ha sido ensayado en tres maniobras disuasivas contra el Perú: Salitre 2010, Huracán 2011 y recientemente en Huracán 2015”.

 Ante el tema por el triángulo terrestre el diplomático  afirmó que nuestro país no puede estar desarmado ante un país agresor como Chile.

La “discreción” de la Canciller del Perú frente a los “castigos” del Canciller Heraldo Muñoz y ahora ante exabrupto del Ministro de Defensa de Chile sobrepasa la prudencia diplomática y la lleva a una invisibilidad política que se explica solo por su temor personal a actuar por falta de experiencia.

“Y lo peor es que el exabrupto del Ministro de Defensa de Chile, reclamando territorio que, según el artículo segundo del Tratado de 1929, es peruano, es muy peligroso porque es torpe, ya que crea un impasse que puede ser insuperable en las relaciones entre ambos países al reclamar un territorio, que por chico que sea (3.7 hectáreas), en el contexto de la relación histórica es una afrenta al Perú, porque significa ceder aún más territorio después de haber cedido el Perú con el Tratado de Ancón más de 100 mil km2 con Tarapacá y además el importante puerto de Arica con el Tratado de 1929.

Además, es muy curioso que el Ministro de Defensa de Chile salga con este exabrupto en el mismo momento que se investiga en Chile un gran escándalo de fraude dentro del ejército chileno seguido de otro gran escándalo como es el encuentro de cocaína en un container con motores de vehículos acorazados chilenos enviado a Suiza.






El Ministro de Defensa chileno muestra una peligrosa codicia geopolítica que, aunque sea de solo 3,7 hectáreas, es peligrosa porque no es realista, ya que no hay un solo peruano que apoye ceder más territorio a Chile por pequeño que este sea. Entonces, pedir algo que es imposible de negociar nos va llevar a la disuasión militar mutua; sí, mutua porque el Perú no es el país de 1879”.

El embajador Oswaldo de Rivero también expresó que el Perú no puede vivir sin poder de disuasión creíble ante un vecino que tiene una hipótesis de guerra
“El Perú no puede vivir sin poder de disuasión creíble ante un vecino que tiene una hipótesis de guerra y en virtud de ella nos apunta con sistemas de armas sofisticados y mortíferos.





Ante esto debemos hacer dos cosas: primero no caer en ninguna provocación y segundo incrementar sin pausa nuestro poder de disuasión, que a pesar de las adquisiciones de Humala, no es todavía creíble porque no tenemos superioridad aérea con aviones de última generación como los Sukio 35 o el Mig 31 o el Zaab Gripen, ni tampoco un sistema de defensa antiaérea moderno”.

Asimismo, el diplomático sostuvo que el presidente Humala debería de  dejar el país muy bien armado y con una superioridad aérea considerable.




“Humala antes de irse debe restituir urgentemente la superioridad aérea que siempre ha tenido el Perú hasta que Chile adquiriera los F16 y sus aviones AWAC. No se trata de armarse sino de recuperar la superioridad aérea perdida que es hoy el factor decisivo para ejercer un poder de disuasión creíble frente a la imparable codicia geopolítica que, como nunca, practica hoy Chile.

Cabe recordar, que pese a que no se han hecho grandes compras miliares en nuestros país, es de reconocer que el presidente Humala ha realzado interesantes adquisiciones en sector Defensa. 

El gasto de este presupuesto se inició con la adquisición y recibimiento  de  ocho helicópteros Mi-171Sh-P de un total de 24 unidades adquiridos a un costo de 1.600 millones de soles (467,5 millones de dólares), de los cuales se ejecutaron en 2014 un total de 762 millones de soles (222,6 millones de dólares).

Asimismo,  se completó la entrega de los últimos siete aviones Twin Otter, de un total de 12, adquiridos a un costo total de 200 millones de soles (58,4 millones de dólares).

El costo total del proyecto KT-1P es de  614 millones de soles (179,4 millones de dólares), de lo cual en 2014 se ejecutaron PEN 342 millones de soles (91,7 millones de dólares). La FAP también dispone del financiamiento para adquirir 12 aviones de transporte C-27J Spartan, cuya tercera nave será entregada a fines de este año.

Además, SIMA Callao construye el primer buque multipropósito de la Marina de Guerra del Perú (MGP) a un costo de  161 millones (47 millones de dólares), ejecutándose el 60 % de avance financiero. También en diciembre 2014 se incorporó a la MGP el buque logístico BAP Tacna, adquirido a Holanda en una operación gobierno a gobierno en la que se invirtió  215 millones de soles (62,8 . millones de dólares).




También se compró cinco helicópteros navales ligeros Sea Sprite para embarque en fragata, a un costo aproximado de 117 millones de dólares. La primera unidad será entregada en 2016, otros dos en 2017 y los dos últimos en 2018.

A un costo de 77 millones de soles (22,5 millones de dólares) se han adquirido 65 equipos de ingeniería, entre tractores, excavadoras, motoniveladoras, camiones varios, cisternas para ocho batallones del Ejército.

El Ejército del Perú recibió en el 2015,  27 lanzadores múltiples de cohetes tipo 90B como parte del proyecto Jucram. La compra incluye nueve equipos de observador avanzado y 580 cohetes, a un costo de PEN 119 millones de soles (34,7 millones de dólares).


El proyecto Purisunchu gestiona la compra de 308 camiones militares MAN, 200 de los cuales son ligeros, 16 medianos y 87 pesados, tres plataformas taller móvil y dos camiones cisterna para mejorar la capacidad de transporte del comando operacional norte.