jueves, 7 de abril de 2016

Phillip Butters sostiene que es algo sospechoso el incendio en la sede de la FAP




Tras el incendio que se produjo en la sede Central de la Fuerza Aérea del Perú, muchas críticas comenzaron a circular en algunos medios de prensa  por este lamentable hecho.


Uno de estas críticas la realizó  el periodista de Radio Capital, Phillip Butters, quién se pronunció sobre el incendio que calcinó las oficinas de la FAP.

“Es lamentable que la sede de la FAP se queme, se tendría que hacer una exhaustiva investigación para saber que documentos se han perdido, por qué se han quemado, que archivo se tiene en esta sede. Sobre todo porque al fin y al cabo son documentos valiosos de compras militares que valen mucha plata de este Gobierno”.

El periodista también criticó la falta  de este Gobierno por no implementar en la sede de la FAP un sistema contra incendios para  que de esta manera se pueda apagar rápida el fuego.

“Como es posible que en esta sede militar no exista sistemas contra incendios, sobre todo si se  está muy cerca al Ministerio de Defensa, raro, ¿no? 

Cabe mencionar, que de manera muy extraña y sorpresiva un voraz incendio, que inició a las 3.00 a.m. del último miércoles, consumió gran parte de las oficinas administrativas del Cuerpo General de la Fuerza Aérea del Perú (FAP), ubicado en Jesús María.


Revivió el incendio en la sede de la FAP.

La madrugada del jueves volvió a brotar humo del cuartel general de la Fuerza Aérea del Perú (FAP), ubicado en Jesús María, luego de que en la víspera los bomberos habían logrado controlar el incendio.

Dos unidades del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú se trasladaron hasta el lugar y echaron agua sobre el edificio.

Los bomberos constataron que el humo se desprendía de escombros que aún no habían sido retirados del interior del local. En 20 de minutos los agentes concluyeron su trabajo y la avenida de la Peruanidad fue reabierta al tránsito.


Fuentes cercanas a la Fuerza Aérea informaron que es algo sospechoso este incendio, sobre todo porque es  la sede Central de la Fuerza Aérea del Perú, donde la vigilancia es extrema.

Las fuentes  de la FAP informaron que quizá con este incendio se ha podido haber perdido documentos sensibles como proyectos de comprar militares a largo plazo como de aviones, helicópteros, misiles, sistemas de radares y documentos muy valiosos de recopilación de información de inteligencia.