jueves, 11 de agosto de 2016

China moderniza su destructor más mortal con misiles supersónicos y amenazan a EE.UU


Con el objetivo de amenazar a EE.UU y a la OTAN,  el país asiático de China optó por realizar un programa de modernización y que se implementó en su destructor  Shenzhen  de clase única Luhai (Tipo 051B).


Según la revista The Diplomat, La mejora significativa sobre este destructor se basan en el sistema de misiles establecido en el destructor Shenzhen y que ha sido actualizados sustituyendo los misiles HHQ-7 de corto alcance tierra-aire (SAM) lanzador (derivado del sistema Crotale francés) por un sistema de lanzamiento vertical de 32 células (VLS) que es capaz de disparar misiles tierra-aire de HQ-16, con un alcance medio de 19 millas náuticas y una velocidad máxima de 3457 kilómetros por hora.

Asimismo, ha cuadriplicado su potencia de fuego con la incorporación de cuatro cañones antiaéreos gemelos de 37 mm, con dos sistemas de armas tipo 1130. Los dieciséis botes de lanzamiento montados en cubierta para los misiles antibuque YJ-83 se han conservado.

Otro cambio notable es la actualización de los radares de superficie y búsqueda de objetivos aéreos que se emplean para eliminar los puntos ciegos de los sistemas anteriores.

Aunque Shenzhen es un destructor moderno, todavía cuenta con un sistema de propulsión a vapor. Es  uno de los pocos barcos que se planea albergue un hangar capaz de cobijar dos helicópteros.

China construye hangares militares en la Isla Spratly.





Por otro lado, satélites de EE.UU han fotografiado  que China sigue construyendo hangares de aviones en  la  Isla Spratly.

Por su parte, Gregory Poling, miembro del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), con sede en Washington, informó que “hay evidencia de que Pekín haya desplegado aviones militares en dicha Isla, claro que son mucho más gruesos que los que uno construiría para uso civil; están fortificados para resistir ataques”.

“Las superficies de los hangares más grandes son suficientes para albergar en cada islote entre tres y cuatro bombarderos H-6, aviones de re abastecimiento H-6U, aeronaves de transporte pesado Y-8 o de espionaje y radar KJ200 mientras en los más pequeños pueden acomodarse cazas J-11 y los de fabricación rusa Su-30”, señaló la misma fuente.

Fotos satelitales muestran la completa construcción de tres pistas de aterrizaje en tres islotes Fiery Cross, Subi y Mischief, situados en las islas disputadas de Spratly (llamadas Nansha por China), de las cuales 90 % de su soberanía ha reclamado China.

Cabe mencionar,  que sobre esta isla  existe una disputa de soberanía entre  Brunei, China, Malaysia, Filipinas, Taiwan, y Vietnam.


Con la construcción de bases militares en  esa zona,  China reforzó su presencia militar en el mar de la China Meridional con un patrullaje aéreo además de instalar un nuevo destructor en la zona.