miércoles, 17 de agosto de 2016

EE.UU aprobado la venta 24 aviones de entrenamiento Texan II para la Fuerza Aérea de Argentina


Tras asumir el poder como nuevo presidente de Argentina, Mauricio Macri se ha acercado mucho a EE.UU, tanto así que el Departamento de Estado de los EE.UU aprobó a finales de Julio la venta de 24 aviones de entrenamiento Beechcgraft Texan II para la Fuerza Aérea del país sudamericano.


En el comunicado que notifica sobre el visto bueno al pedido argentino se informa que las aeronaves serán usadas tanto para el entrenamiento de pilotos como para "misiones de control de frontera, especialmente en la porosa frontera norte".

Las autoridades norteamericanas sostuvieron que ese acuerdo, que tendrá un costo estimado de US$ 300 millones, servirá "para fortalecer las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y la Argentina". El paquete incluye capacitación, entrenamiento de personal y soporte logístico.

Las condiciones finales de venta serán definidas en conversaciones directas entre el gobierno argentino y la empresa fabricante del T6-C Texan, Beechcraft Defense Company.

Es mencionar que  si Argentina a comprar estos aviones norteamericanos, pondrá en jaque la industria aeronáutica nacional, pues el Texan II compitió en su momento con el avión FADEA IA-63 Pampa.

Pero eso no termina allí, queda claro que con la compra, Argentina también le estaría diciendo chau a  la posible re motorización del AI -58 Pucará y posiblemente también al avión de entrenamiento FADEA  AI 73 Unasur. Cabe recordar que la FAA pasa por una profunda crisis operativa teniendo en cuenta que en  la actualidad, solo el 20% de su capacidad operativa puede proteger todo su espacio aéreo.  

¿Bases militares de EE.UU en Argentina?




Por otro lado, una delegación del Ministerio de Defensa de Argentina viajó a Washington para reanudar el intercambio de la cooperación militar entre los dos países.

Se reveló,  que Macri habría autorizado luego de esa reunión, la instalación de dos bases militares estadounidenses en territorio argentino. Pese a las visitas que el presidente de EEUU, Barack Obama, y su secretario de Estado, John Kerry realizaron este año a Buenos Aires, no se ha divulgado información oficial que confirme tales planes.

Sin embargo, el teólogo brasileño Leonardo Boff, sostuvo que la  instalación de dos bases militares estadounidenses en territorio argentino es un motivo de alerta para América Latina.

Boff aseguró que "la idea llave del Pentágono es doble; por un lado, un solo mundo, un solo imperio; por el otro, cubrir todos los espacios".

El anterior Gobierno, encabezado por Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), dio marcha atrás en 2012 con la instalación de una base de Estados Unidos en la provincia del Chaco (noreste), que se había pactado en 2008 y para la cual se habían construido ya dos grandes edificaciones en el aeropuerto de Resistencia en la capital chaqueña.

Ante esto, surge una pregunta, ¿Cómo será Argentina con dos bases militares de Estados Unidos?,

En tal sentido, el periodista argentino, Carlos  Aznarez, responde a la interrogante y sostiene que  Argentina puede llegar a convertirse a corto plazo en una colonia militarizada de los Estados Unidos como efectivamente ya lo es Paraguay.

Para el periodista, Argentina va  camino a eso en función por los acuerdos que el actual gobierno de Mauricio Macri ya ha puesto en marcha a través del Ministerio de Defensa y que consisten en instalar, en principio, dos bases de la NSA (Agencia de la Seguridad Nacional) en Misiones y Tierra del Fuego, y además generar misiones de intercambio con tropas norteamericanas para ejercicios conjuntos tanto en el territorio como en otros países de Latinoamérica.

También hace caso omiso de las recomendaciones dadas por el titular de la Unasur, Ernesto Samper, de que ya es hora de que las bases norteamericanas "se retiren del continente”.

A la vez, tanto Macri como su canciller Susana Malcorra estarían pidiendo sumisamente ser parte de la Alianza para el Pacífico, coalición de países que no tratan sólo temas económicos sino que ponen en marcha por acción u omisión acciones intervencionistas de gran calado.

Asimismo, el escritor argentinos explica que en el caso de Tierra del Fuego, la base de “observación” y “experimentación científica” se instalaría en las proximidades de Ushuaia, y como es fácil de entender sería un verdadero “caballo de Troya” para incidir en un territorio altamente estratégico a nivel geopolítico y cuyas consecuencias militares son imprevisibles ya que a pocas millas está la base de la OTAN en Malvinas, y también el territorio Antártico argentino, bastión también codiciado por Estados Unidos por la importancias de los hielos continentales para la provisión de agua a futuro.

Por último, vale la pena recordar que Estados Unidos acostumbra utilizar varias vías para llevar a cabo su injerencismo militar: en algunos casos utiliza la excusa de "asesoramiento y asistencia humanitaria”, generando campañas contra el dengue, el zika o lo que se le ponga a mano. En ese marco, primero desembarcan enfermeras, médicos y paramédicos, y luego siempre aparecen observadores militares cuyas tareas no tienen nada que ver con los objetivos primarios anunciados.