sábado, 3 de diciembre de 2016

Abuso de poder por parte del Fuero Militar Policial en contra de un Piloto de la FAP




Siempre se pensó que en el Perú, el Fuero Policial Militar era un  lugar de respeto y honor,  que luchaba contra todo abuso teniendo espíritu de justicia con la finalidad de defender a quienes más lo necesitan, pero al parecer es todo lo contrario.


Este es el caso de Alvaro  Enrique  Almanza Valdivia,  un teniente en retiro de la Fuerza Aérea  del Perú que estando en actividad recibió por parte de su institución maltratos y abusos por el simple hecho de haber pedido su baja hace unos años atrás. 

Pero, ¿Qué  motivó al   Teniente Almanza  pedir su baja de la Fuerza Aérea del Perú?
Según lo manifestado por el Teniente en retiro, luego que fue asignado a la base aérea Vitor, Arequipa a fines del 2012,  comenzó a recibir abusos y maltratos por parte de sus superiores toda vez que dio una opinión contraria para los “intereses” de un grupo de generales en una reunión catalogada como “secreta”: la compra de un pequeño lote de helicópteros rusos de segunda mano con la finalidad de ser usados en la lucha del VRAEM. 

El militar expresó, que teniendo una lucha frontal contra el narcotráfico en el VRAEM,  la compra de seis helicópteros de segunda mano no era lo que necesitaba la Fuerza Aérea del Perú, sino la adquisición de dos a tres helicópteros de ataque nuevos y totalmente equipados.

Tras lo dicho, el teniente fue  objeto de humillaciones y castigos permanentes. El 26 de abril del 2013, el piloto salió de vacaciones, al observar la continuidad de abusos hacia su persona,   solicita   licencia y finalmente decide pedir su baja  definitiva emitiendo un escrito.  Al no tener respuesta de dicha solicitud, reitera su pedido de baja el día 04 de junio del 2013.



           






Lo extraño de esto, es que con fecha  16 de enero del 2014, la Fuerza Aérea del Perú expidió la resolución N 31-CGFA de la Comandancia General de la FAP manifestando que el piloto pasaba a retiro por medida disciplinaria.  




Es así que el Comandante FAP Fernando Rivera Baca, Juez Militar Policial N 12, denunció al Teniente Alvaro  Almanza  abriéndole  proceso penal N 002-2014-12 por el delito de Deserción en agravio del Estado-FAP.












Siguiendo con los abusos de poder, el Juzgado Militar Policial N 12,  conociendo  que el Teniente Alvaro  Almanza, se encontraba laborando en la empresa Heliamérica S.A.C a mediados del 2015, solicitó ante el Fuero Militar Policial que se le dé orden de búsqueda  y  captura a nivel nacional e internacional, por el presunto delito de Deserción. Y no solo eso, también que el imputado pague una caución de S/. 25,000.00 teniendo como fecha fija  el 15 de mayo del 2015.


Lo curioso de todo esto, es que el Juez Militar Policial  Comandante FAP Fernando Rivera Baca, nunca sustentó con evidencias contundentes el pedido de la orden de captura. 





Este hecho ha perjudicado económicamente  al teniente Almanza, pues a la fecha el ex militar sigue con algunas trabas para conseguir trabajo. Sin embargo, la defensa de este gran piloto hace todo lo posible para evitar que sea llevado a la fuerza al centro penitenciario  de la FAP  Punta Lobos en Pucusana por el supuesto delito de deserción.





Definitivamente este caso como muchos otros manchan la honra y el prestigio de una institución que en algún momento se pensó que luchaba para defender a los inocentes.

Por último, queda una pregunta suelta, ¿para la Fuerza Aérea del Perú, cuál es la medida disciplinaria por el que el teniente está incurriendo?