viernes, 6 de enero de 2017

¿Cuatro cuadros históricos del Perú comprados por coleccionistas chilenos?




Las autoridades de Arte del Perú perdieron cuatro pinturas del alemán Johann Moritz Rugendas que intentaron comprar en una subasta de la galería Christie’s de Londres y fueron adquiridas por coleccionistas privados chilenos.


Las imágenes “únicas sobre la Lima del siglo XIX” son consideradas “un testimonio de incuestionable valor” de la naciente república peruana.

Tras enterarse de esta subasta, que se hizo el 15 de diciembre, llegó hasta Christie’s una delegación del Museo de Arte de Lima (MALI), encabezada por el publicista Armando Andrade, con la intención de lograr la repatriación de las cuatro obras.

Agregó que, a pesar de que intentaron persuadir personalmente a sus competidores chilenos, poco pudieron hacer ante los precios que estos ofrecieron, entre ellos casi un millón de dólares por “El mercado de la independencia en Lima”.

“Poco antes de que comenzara la subasta tuvimos la delicadeza de acercarnos a ellos y explicarles nuestras razones para comprar los cuadros. Pero vivimos en una época en donde el dominio lo tiene el dinero y de nada importan los intereses altruistas. Estuvieron tremendamente hostiles durante la subasta y no pudimos hacer más”, relató Andrade.

El publicista aseguró que, tras ganar la puja, los coleccionistas chilenos niegan haber sido los compradores, pero remarcó que existen testimonios y fotografías del día en que se hizo la subasta.

¿Cuáles son los otros cuadros peruanos por los que pagaron los chilenos?

Bueno, para empezar fue el  “Paseo in the Alameda gardens, overlooking the Rimac and Lima” calificado como el lote 147 de la subasta y fue comprado a un precio de 487,417 millones de dólares.





El siguiente cuadro fue “Bathers on the Chorillos beach, Miraflores, Lima” calalogado como el lote 148 y fue comprado  a un precio de 487,417 millones de dólares.





El cuarto y último cuadro fue “The fiesta of San Juan in Amencaes” calificado como el número 149 de la subasta y fue vendido a un precio de 607,705 millones de dólares.