lunes, 3 de abril de 2017

Chile busca mejorar el puerto de Arica para no perder la carga de Bolivia




Al darse cuenta que Bolivia busca trasladar su carga al puerto de Ilo, Chile ha comenzado a tomar algunas estrategias para que esto no pase.


Una de las primeras medidas sería  la construcción de un antepuerto, y después se construirá nuevas vías de estacionamiento para que los camiones de carga se estacionen con destino al terminal portuario.

Asimismo, el presidente de la empresa Portuaria Arica, Francisco Gózales  Silva sostuvo que era necesario hacer un poco más llamativo el puerto de Arica.

“Tenemos que hacer que el puerto de Arica sea más llamativo, el comercio no se mueve por invitaciones por mail, el comercio sabe dónde tiene que estar, y con buena oferta y buena infraestructura, se puede, la carga no va a venir sola”, en referencia a la apertura de nuevos mercados en el Sur del Perú.
Además resaltó, “en el intermedio entre el puerto del Callao, en Perú, y San Antonio, el puerto de Arica puede recibir  más buques, y si bien lo que importa es la carga, estamos evaluando si podemos recibir buques  tipo Panamax”.


Bolivia busca abandonar el puerto de Arica.

Cabe recordar, que al saber que  la empresa chilena Puertos de Arica había realizado un trabajo de inteligencia en el Puerto de Ilo, Bolivia, por medio de la estatal Empresa Administradora de Servicios Portuarios de Bolivia (ASP-B), entregó a su par peruano Empresa Nacional de Puertos S.A. (ENAPU), un estudio de costes y proyección de carga que ahora analiza Lima para concretar el traslado de la carga boliviana a Ilo en el corto plazo.





“Bolivia ya entregó proyección de carga a la gente de Ilo, ya hemos conocer con proyección mensual de carga que podemos llevar por el puerto y nos hemos comprometido a llevar esa carga por Ilo”, desveló este lunes el gerente de la ASP-B, David Sánchez, a un medio boliviano.


Bolivia ha  manifestado que la entrega del estudio se efectuó a principios de marzo con el fin de que el Perú este  convencido de lo importante que es el  volumen de la carga del comercio exterior boliviano que asciende a más de $us 200 millones al año,  y así, otorgue beneficios y tarifas preferenciales.