martes, 29 de julio de 2014

Reparación de avión presidencial complica viajes internacionales de Bachelet




Mientras que la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, canceló su vuelo a  Venezuela, para participar del 46º encuentro del Mercosur.


Hoy se supo que los motivos de su cancelación se debe a que el único avión de la Fach que tiene la capacidad de hacer viajes transatlánticos se encuentra en un proceso de mantención. El Boeing 767-300ER, adquirido por 45 millones de dólares por la Presidenta Michelle Bachelet durante su primer gobierno, en 2008, partió la primera semana de junio a Atlanta, donde permanece hasta hoy a la espera de una revisión. Su regreso está programado para el 29 de agosto.

Esto quiere decir que  la mandataria chilena no puede hacer  viajes de grandes  distancias. Al menos que utilice el Boeing 737-500.

Un avión que para la comitiva chilena representa una dificultad, sobre todo si la Mandataria programó una visita a tres países de Africa.  Al ser un vuelo intercontinental, se prolongará por más de 18 horas, ya que se deberán realizar dos escalas técnicas: la primera en Brasil y la segunda en la isla Ascención, en el Atlántico. A esto se suma el reducido espacio disponible para invitados, como ministros y parlamentarios.

Desde su llegada a la flota Fach, el 767-300ER ha presentado varios problemas que han obligado a desembolsar varios miles de dólares en reparaciones .

Desde el regreso de la Presidenta Michelle Bachelet a La Moneda, sin embargo, este avión no ha podido ser usado. La primera vez que fue necesario utilizarlo fue el pasado 28 de junio, cuando la Mandataria viajó hasta Washington para realizar una visita oficial a Estados Unidos. 

Al no estar disponible este avión, la comitiva presidencial tuvo que viajar en el tercer avión Fach disponible para traslados presidenciales, el Boeing 737-300, que puede realizar viajes de hasta 4,5 horas de vuelo.

Esto obligó a desviar la ruta hacia dos escalas técnicas para cargar combustible: Guayaquil, en Ecuador, y otra en Santo Domingo, República Dominicana, extendiendo un viaje que debería durar 10 horas a 15.  

En el caso de este avión, al problema de su baja autonomía de vuelo se suma que sus instalaciones son desmontables, pues la aeronave también se utiliza para “carga logística”.