miércoles, 21 de septiembre de 2016

Carpeta Perú: El plan chileno que contempla la penetración económica




Luego que Perú tuviera un intento fallido de recuperar Arica y Tarapacá por medio del  General Velasco Alvarado, Augusto Pinochet  elaboró un informe denominado “Carpeta Perú”, en donde se revela que la estrategia militar chilena dio un giro con la finalidad de  atacar al Perú sin tirar una bala.


Según este informe elaborado y trabajado por Pinochet, la estrategia geopolítica chilena contempla 5 fases para controlar y mantener al Perú en raya sin que pueda reaccionar.

Para algunos entendidos, este plan militar,político y económico de Chile, inició durante el primer gobierno de Alan García y en la que contemplo  las tres primeras fases correspondientes a la época de PreGuerra: 1ra fase contemplala penetración Económica,  2da Fase se basa en el  posicionamiento en áreas estratégicas y  3ra fase se desarrolla con la  infiltración en el aparato del Estado. Las Fases 4ta y 5ta corresponden a los periodos de Guerra y PostGuerra.

Muchos estrategas consideran que  el plan aún continúa vigente y no ha sido desactivada por los gobiernos que sucedieron a Pinochet. Es más, continúa siendo materia de estudio y actualización en las academias militares del país del sur, habiéndose cumplido las  tres fases correspondientes a la época de pre-guerra.

Según se reveló, que para que se haya  desarrollado las  tres primeras fases se tuvo que dar acciones de reclutamiento de COLABORADORES en el aparato del Estado peruano, sembrado de agentes, tareas de agit-prop, campañas mediáticas de manipulación y desinformación, campañas de descrédito internacional para aislar diplomáticamente al Perú, sobornando a políticos peruanos  para que apoyen algunos lobbys, así como también se tuvo que dar acciones de  boicot en el comercio exterior peruano.
La vulnerabilidad estratégica del país se tuvo que desarrollar en  sectores estratégicos de dominio como el transporte marítimo, transporte aéreo, energético, comunicacional, concesión de puertos,  aeropuertos, explotación de yacimientos mineros fronterizos, que han pasado a ser operados por consorcios privados y empresas privadas o estatales chilenas y que  como objetivo la progresiva destrucción de nuestras Fuerzas Armadas.

Sin duda que a la fecha, se ha cometido actos calificados como delitos de traición a la patria como:
- Negar recursos para la repotenciación de las Fuerzas Armadas.

- Cancelar la compra de armamento disuasivo, propiciando el desarme unilateral.
- Negar la viabilizarían de un convenio con la Federación Rusa para la repotenciación  de aeronaves y tanques.
- Desactivación del Sistema de Inteligencia.
- Desactivación de la empresa pública INDAER (Industrias Aeronáuticas del Perú) - Desactivación de la Marina Mercante (Reserva naval) - Desactivación de la Aviación Comercial (Reserva aérea) - Venta del Aeródromo de Collique (Reserva aérea).

- Venta del Cuartel " La Pólvora ", Cuartel "San Martín", Cuartel "Salaverry", a consorcios chilenos.
- Recorte del Presupuesto de las Fuerzas Armadas, atentando contra el entrenamiento de las fuerzas, equipamiento, vestuario, mantenimiento racionamiento, remuneraciones, etc.
-Judicialización, de los miembros de las Fuerzas Armadas, Comando "Chavín de Huántar" y fuerzas combinadas por haber combatido a la subversión y al narcotráfico, a la vez que se indultan a los subversivos.

- Caja de Pensión Militar Policial (CPMP) quebrada, sin que hasta la fecha se reestructure.
- Maniobra legislativa para impedir que el Proyecto de Ley Giampietri para incrementar el Fondo de Defensa Nacional mediante un impuesto a las sobre ganancias mineras.

- Amenazar, con el Proyecto de Ley 2702/2008, del Ejecutivo, que elimina los derechos adquiridos de pensión CTS y bonificaciones del personal militar-policial, en actividad y en retiro, que participen en la ruptura del "orden constitucional" .

- Minar la moral del personal, al incumplir reiteradamente el DS 213-90-EF, desconociendo los derechos considerados en la Ley 19846 y sus modificaciones.
- Abandono moral y económico por el Estado, de viudas, discapacitados y jubilados.
- Atentar contra la salud por el colapso de los Hospitales de las FF. AA. y PNP, falta de médicos especialistas, carencia de reactivos, desabastecimiento de medicinas, equipos obsoletos.

El desalojo  de las bases militares. 

La “Carpeta Perú” considera un plan de penetración en las áreas estratégicas de nuestro país, sino que también contempla la eliminación de un comercio aéreo competitivo, es por eso que  la  línea aérea LANhabría  realizó en el Perú operaciones de espionaje por medio de sus pilotos fotografiando bases militares peruanas.

Asimismo, se habría trabajado en el sembrado de agentes encubiertos y reclutamiento de colaboradores con la finalidad de tener todo el monopolio del comercio aéreo nacional. 

En ese sentido, vemos ahora que la empresa  Lima AirportPartners (LAP) y LAN se han aliado con la finalidad de pedir al ministerio de Transportes y Comunicaciones que reubique a la fuerza todas las bases militares que se encuentran cerca al Aeropuerto Internacional Jorge Chávez con el pretexto que se tiene que construir una segunda pista. 

Si observamos lo que está sucediendo en el sector economía, vamos a ver que muchos de estos objetivos estratégicos de Chile se vienen cumpliendo. Todos los analistas están de acuerdo en que la dependencia económica a los capitales del sur influye en las decisiones políticas.


La Guerra de los Puertos.

Pero eso no es todo, una posible privatización del puerto más importante del Perú como el Callao  es un tema que se discute en la elite más alta de nuestro país. Y por ende, una nueva guerra se avecina con Chile.

Se trata de una guerra por el comercio marítimo, la competencia para convertirse en el punto de entrada y salida del comercio interoceánico. En efecto, los puertos del norte de Chile compiten con los del sur del Perú para captar el flujo comercial boliviano y brasileño. Chile nos lleva la delantera, a tal punto que ha adquirido la privatizada red ferroviaria boliviana, pero Perú busca una docena de medidas para revertir esa tendencia. 

AL finalizar el siglo XX hemos ingresado a un nuevo tipo de competencia con Chile de carácter económico, de trascendentales consecuencias.

Es por eso que el eje Tacna-Ilo-Matarani se han convertido en puntos estratégicos para el desarrollo de terminales marítimos de los corredores terrestres del siglo XXI desde el Atlántico por donde transitarían las mercaderías a un costo mucho más bajo que los de las actuales alternativas marítimas por Panamá y el Cabo de Hornos.

La lucha de puertos que se vivió al finalizar el siglo XVIII,  ahora ha  comenzado a reeditarse en su nueva versión: la obtención de mercados, la carrera por la proyección comercial hacia la Cuenca del Pacífico, la prioridad en la determinación de los corredores transcontinentales. 

No obstante haber tenido la iniciativa el Perú (Concesiones a Bolivia) esta competencia viene siendo favorable a Chile, país que acaba de ganar una de las batallas de más trascendencia en esta nueva guerra económica: la privatización a favor de una compañía chilena del sistema ferroviario boliviano lo que facilitará la captura del mercado de exportación boliviano y brasileño hacia la Cuenca y afectaría el desarrollo de todo el Sur del Perú (Arequipa, Puno, Tacna y Moquegua) al fortalecer el eje Arica-Iquique-Antofagasta, como plataforma de servicios turísticos, de comercio exterior y de transporte para el Asia Pacífico y el Mercosur.

Puerto de Matarani, prioridad número uno.

Esta reubicación geopolítica tendrá una gran incidencia en la proyección del potencial marítimo del Perú y en el diseño de los futuros corredores interocéanicos. Tenemos que hacer de nuestra posición central y privilegiada en la rama Sur Occidental del herraje que conforma la Cuenca del Pacífico un factor gravitante en el futuro desarrollo del país, en los procesos de articulación económica y en la conducción de la política exterior.

Entre los hechos que permiten concluir que se ha iniciado un nuevo tipo de competencia por la conquista de los mercados del Mercosur merecen citarse los siguientes.

-Chile ofreció en 1996 una serie de rebajas del orden del 50% del costo de la manipulación de la carga y se espera rebajas más espectaculares para los próximos años.

-Las facilidades concedidas por Chile a Bolivia, son más amplias que las otorgadas por el Perú y se apoyan en obras existentes, portuarias y terrestres de interconexión eficiente y de mayor capacidad económica.

Actualmente Bolivia moviliza por los puertos de Antofagasta, Iquique y Arica  más de un millón quinientas mil toneladas entre importaciones y exportaciones. De ese total 900 mil transitan por Arica, 300 mil por Antofagasta y 300 mil por Iquique. Mientras que el volumen que se moviliza por Ilo alcanza a las 250 mil toneladas siendo su posibilidad de carga máxima del orden de las 500 mil toneladas, en tanto que la de los tres puertos chilenos supera los cinco millones.

-Desde 1990 funciona una comisión chileno-brasileña dedicada exclusivamente a impulsar la salida del comercio del Brasil por Arica, estudiando y dando solución a los problemas que se deriven de la futura interconexión.

En tan sentido, es urgente que en Moquegua o en Tacna se construya un mega puerto. Esto dará interés para los bolivianos y brasileros con la finalidad que al ver competencia portuaria entre Perú y Chile,  los costos serán más bajos. 

Es de mencionar que avanza  el estudio de preinversión del Puerto Grau que promueve Southern Perú.
El estudio de preinversión para hacer realidad el megaproyecto regional Puerto Grau, que ejecuta Southern Perú, en alianza estratégica con el Gobierno Regional de Tacna, avanza a paso firme. El estudio es financiado a través del Fondo de Desarrollo Tacna (FDT) y significará una inversión de S/ 3,4 millones de soles.

Por otro lado,  empresarios de la República Popular de China y de Brasil ya han visto la región de Moquegua con la finalidad de realizar los estudios correspondientes para la construcción de un Mega Puerto para dicha región. 

Está a cargo de un consorcio de la República Popular China, formado por las empresas China RailwayTunnelGroup Co. Ltd. y China RailwayEryuanEngineeringGroup. Co. Ltd., respectivamente, que espera dar “luz verde” al largo anhelo para tener un puerto sobre 1,200 hectáreas del sector Morro Sama en beneficio de 350,000 tacneños.

Adueñarse de los puertos peruanos.

Si no se llega a concretar la construcción de los mega puertos peruanos en los próximos años, las intenciones de los grupos chilenos, el primer paso es tomar el control del puerto del Callao, pero las ambiciosas metas son invertir y posesionarse en los demás puertos regionales y finalmente, monopolizar las exportaciones de minerales peruanos (en ambos casos sin licitación). Para ello, los grupos inversionistas chilenos, realizan una gran arremetida para adueñarse de los puertos del Perú a través de uniones y argucias, con millones danzando alrededor, para lo cual contarían con el apoyo de un aliado, el Grupo Romero, asociado a los capitales chilenos.

Dentro de este juego estratégico está el control del Muelle Sur, interponerse al proyecto de la faja transportadora, y controlar primero el puerto chalaco y luego, los puertos regionales.

El Puerto del Callao, a pesar de su retraso tecnológico, en los últimos años tuvo movimientos de 985,000 BTU (unidad de medidas de contenedores equivalente a 20 toneladas), principalmente operados por el Muelle 5.

Su atraso de 30 años implica la falta de grúas pórtico y grúas móviles para la carga y descarga de contenedores, dependiendo de grúas incorporadas en los barcos. Con este respaldo, en vez del actual ritmo de 10 contenedores/hora se podría llegar a 40 y 50 contenedores/hora por cada grúa pórtico.

La falta de inversión en el puerto del Callao origina la congestión, tema sobre el cual el gobierno y la Autoridad Portuaria Nacional (APN) tienen la palabra.

En cuanto a los planes de inversión del grupo en el área naviera, Sven, presidente de Ultragas, manifestó que desembolsará US$70 millones en dos buques tanque con una capacidad de 70 mil toneladas, destinando uno de ellos a la empresa Transmares y otro a Ultragas Chile.

La APN y el Estado, consideran que incrementar la capacidad del Puerto del Callao demandaría diversas acciones que van desde aumentar el Muelle Sur, para atender más barcos, hasta instalar las mencionadas grúas,  el Muelle Central (que integran el Muelle 1, 2, 3 y 4) ampliados a un tamaño similar al Muelle Sur, o haciendo realidad el proyecto de instalar una faja hermética, transportadora, tomaría mucho tiempo.

Son tres los grupos chilenos con participación mayoritaria en los puertos son, Claro, Von Appen y Urenda, los mismos que mantienen una participación mayoritaria en las actividades portuarias.

El dueño del Claro es el chileno Ricardo Claros, quien llegó al Perú en 1992 para asociarse con Dionisio Romero, conformando la empresa Trabajos Marítimos SA (Tramarsa) con aportes compartidos de 50-50 por ciento del capital.

Tramarsa nació como filial de SAAM (Empresa Sudamericana Agencias Aéreas y Marítimas SA) y como tal opera hoy en los puertos peruanos de Paita, Chicama, Salaverry, Chimbote, Callao, Pisco, Matarani e Ilo.El propio Claros la define como "la empresa chilena más globalizada". Y en esa dirección marcha.

En Chile, la matriz SAAM controla cuatro de los puertos entregados en concesión: Iquique, Antofagasta, San Antonio y San Vicente. Desde el 1 de octubre 2006, maneja en similares condiciones y por 20 años el terminal marítimo del puerto de Arica. 

Chile y la adquisición de empresas nacionales.

En el Perú, la noticia de la compra de los supermercados Wong por el Grupo Chileno Cencosud, en su momento cayó como una  bomba  al menos para los pocos entendidos en estrategia o para aquellos que jugamos con escenarios futuros.

Pero, más del 60% de los peruanos, que sobreviven todos los días ,  no les interesa estos temas y les “resbala” que las tiendas Wong hayan pasado a manos de una empresa chilena con una participación de un 60 por ciento del mercado peruano, que registraba ingresos anuales por unos mil millones de dólares, que tenía  cerca de 10.000 trabajadores y una superficie de ventas superior a 170.000 metros cuadrados, asimismo, que se haya  vendido a Cencosud, un grupo minorista chileno que ingresa al mercado peruano en una transacción valuada en US$ 500 millones que significa el traspaso de 23 locales de supermercados en operación y 17 ubicaciones disponibles para futuros proyectos.

El Grupo Wong, antes de su compra, había remitido el prospecto con información de la empresa a las cadenas chilenas Cencosud, Ripley y Falabella, sus potenciales compradores. A partir de la compra de los supermercados  Wong las empresas chilenas ya no tienen competencia por parte de los peruanos.

Antes, Tottus (empresa con capitales chilenos) no podía competir con Wong. Existe otro detalle importante, como ya no tienen competencia nacional, la importación de ropa china por parte de las tiendas como Ripley y Saga va a ser fatal para la industria textil nacional.

El mismo INDECOPI lo ha hecho notar la competencia con los textiles peruanos va a ser directa y criminal por el poder hegemónica que adquieren los inversionistas chilenos.

Estratégicamente, la compra de Wong para los inversionistas chilenos fue clave para la conquista de  Lima debido a que estos supermercados peruanos contaban con una capacidad instalada (11 hipermercados(Metro), 22 supermercados (Wong y Metro) y 8 almacenes ECO, tiene un formato donde se ofrecen productos importados no alimenticios bajo la marca American Outlet, 7,800 trabajadores y quien la compraba, gana el retailperuano.

Wong concentraba el 60.2% de las ventas de la industria en el Perú, era un negocio ineludible para los inversionistas chilenos, la mayor cadena peruana de retail (formato de venta al detalle), el 2006 facturó 750 millones de dólares, todo un manjar irresistible, incluye el Hipermercado Metro, Supermercados Wong y Metro,Almacenes Eco.

El Perú es una gran mina de ingresos para los inversionistas chilenos y es una posibilidad nada despreciable para la expansión económica chilena. Es considerado el segundo en Latinoamérica con mejores posibilidades para la inversión chilena, después de Uruguay.

El plan estratégico comprende copar el mercado peruano partiendo de algo tan elemental: el negociado del retail está super desarrollado en Chile (Fernando Chiappe, consultoría Métrica S.A) y el Perú tienen un pobre desarrollo y el Estado no hace nada por promover esta actividad económica.

Comparando ambas actividades económicas, en Chile los retail reportan ingresos por 20 mil millones de dólares al año, mientras que en el Perú, se generan apenas 2 mil millones de dólares.

Existe una asimetría dramática entre las inversiones chilenas en el Perú con las inversiones peruanas en Chile. Las primeras son del orden de US$ 5,3000 millones, las inversiones peruanas llegan a US$ 300 millones, una diferencia dramática .Sigue en importancia el sector industrial (elaboración de alimentos, fabricación de insumos diversos y transportes y comunicaciones –aviación, comercial y puertos).

Entonces, el Perú es el lugar ideal para el crecimiento de las inversiones del sur y es la tercera plaza favorita de los inversionistas chilenos, detrás de Argentina y Brasil.

El total de inversiones chilenas acumuladas en nuestro país asciende a US$ 5,300 millones. US$ 2,300 millones (el 45%) se concentra en actividades relacionadas con el sector energético donde las empresas eléctricas y de distribución de combustibles llevan la batuta y existe la presencia de varios de los principales grupos económicos de Chile. 

Entre los principales grupos de inversionistas chilenos que están detrás de estos objetivos estratégicos están el Grupo Falabella, Grupo Ripley, Cencosud, Grupo Saga, y LAN.

Grupo Falabella

Tiene el 12.2% del dominio del mercado peruano (Tottus), son dueños de dos enormes cajones de acero levantados donde se realizaba antes la Feria del Hogar, llamados TOTTUS Y SODIMAC (hace dos años, Falabella se asoció con Sodimac).

Centros Comerciales: Malls Perú, construyó Plaza Atocongo,FarmaciaAumada, Corredores de Seguros Falabella,ViajesFalabella y Financiera CMR(líder local en créditos de consumo que ya consiguió la aprobación de la Superintendencia de Banca y Seguros para convertirse en Banco Falabella .

2005: obtuvo ingresos del orden de los US$ 419 millones. Acaba de fusionarse con D&S( empresa chilena de similares características): el conglomerado posee viñedos, hipódromos , lecherías, tierras e inversiones diversas. Juntas han creado la segunda compañía de retail en América Latina con ventas superiores a 7,500 millones de dólares anuales, la primera del sureño país, desplazando a Cencosud.

Falabella es una multinacional de origen chileno fundada en 1889, controlado por el grupo Solari  que es el mayor accionista. Falabella inaugurará en el Perú su nueva compañía de celulares llamado Móvil Falabella (ahora Entel).

Cencosud.

El grupo que compró Wong, manejado por el chileno alemán Horst Paulmman, cuenta con inmobiliarias y estaba por inaugurar en Santiago el complejo comercial más grande de Sudamérica.

Desde el 2006 mostraba interés  en adquirir Supermercados Peruanos (Plaza Vea, Vivanda, Súper Vea y Mass) que tiene el 27.6% del dominio del mercado peruano. Supermercados Peruanos pertenece al Grupo Interbank de la familia Rodríguez Pastor.

Al salir a la luz el contacto entre la Corporación Wong y el CreditSuisse (banco encargado de conseguir posibles interesados en la compra, a nivel internacional), decidió dar un giro y dirigir la mirada hacia la empresa líder de los retailers peruanos.

Este mounstro  chileno es dueño de más de  87 locales de supermercados con presencia en las ciudades de Lima, Callao, Arequipa, Trujillo, Chiclayo, Lambayeque, Ica, Cajamarca, Piura, Barranca, Chachapoyas, Huancayo, Huánuco, Aucallama y Chincha.

Además, cuenta con la empresa operadora Cencosud Shopping Centers, que opera actualmente los centros comerciales Plaza Lima Sur, el Centro Cultural Plaza Camacho, el centro comercial Plaza Norte, el Strip-Center Balta Shopping y el centro comercial Arequipa Center en la ciudad de Arequipa.

Así, como de dos grandes tiendas  por departamento que  actualmente están  siendo introducidas en nuestro país, como es París Cencosud y Johnson Cencosud y que fueron adquiridas en los últimos 10 años. Y que no nos sorprenda si vemos en el Perú otros Supermercados que le pertenecen a Sencosud.

Por otro lado, este conglomerado tiene planeado  en los próximos años  introducir al mercado peruano   su mall Costanera Center.

Otro dato importante, es que Cencosud ya cuenta con su propio bando tal como lo tiene Saga Falabella, esto quiere decir que por cada supermercado, tienda por departamento existe un Banco Cencosud  también en el país. 

Otro punto importante, es que este conglomerado tiene un Supermercado de nombre Vea y que no es igual que Plaza Vea. Así que peruano no se confunda al ver los logos, Vea le pertenece al conglomerado chileno Cencosud.
 
Empresa chilena compra central termoeléctrica en Perú.

Las empresas chilenas siguen comprando el Perú, y es que la empresa eléctrica chilena Colbún selló la compra de una central termoeléctrica en Perú, su primera incursión fuera del país chileno, en una operación valorada en 786 millones de dólares, incluyendo activos y deuda.

Colbún, que tiene una fuerte presencia en el negocio de generación eléctrica en el centro y sur de Chile, adquirió junto a socios minoritarios una planta a gas natural de 570 megavatios a la sociedad peruana Fénix.

 La eléctrica chilena tendrá el control del 51 por ciento de la propiedad de la unidad, en la zona de Chilca y que inició su operación comercial en diciembre del año pasado.

El que tiene poder económico aspira tener poder político.

El Consejo de Seguridad Nacional debe analizar la penetración económica chilena en Perú debido a que es muy amplia y los lobbys chilenos que son reconocidos en el mundo como muy eficaces, por lo tanto, no sería raro que puedan penetrar en nuestra política y diseñar en un futuro próximo un presidente con el perfil que pretendan los que ostentan el poder económico. ¿Pedro Pablo Kuczynski será ese personaje que buscaba Chile?

Empresas chilenas participan en 12 sectores económicos del Perú.

Desde el año 1990 se estima que cerca de 300 compañías de Chile operan en el país. El mercado peruano continúa siendo el tercer destino de las inversiones directas de capitales chilenos en el exterior, después de Argentina (con más de US$ 15,500 millones) y Brasil (más de US$ 8,500 millones).

Según fuentes oficiales de Chile, actualmente operan en el país más de 200 empresas con capitales sureños, repartidas en al menos doce actividades económicas.

En esa lista ha cobrado mayor protagonismo el sector del retail, como la construcción, lo que contrasta con lo sucedido durante el gobierno de Alberto Fujimori, cuando la mayor parte del capital chileno estaba concentrado principalmente en el sector energía, teniendo como protagonista a Endesa – Chile, que ahora está controlada por Endesa – España.

Actualmente se estima que en sectores de la construcción, servicios e inmobiliario se concentra cerca del 50% de la inversión chilena.

La participación de estas empresas es variada, las encontramos como filiales de sus casas matrices, con presencia en empresas locales (tras haber adquirido el 100% de la empresa, o contando con un porcentaje, o con una participación indirecta) y en asociaciones con empresas peruanas.