jueves, 5 de enero de 2017

Ucrania es incapaz de reflotar su industria militar




Han pasado casi tres años desde que estalló el conflicto en Ucrania,  por el simple hecho que Crimea pidiera su adhesión a Rusia. Tras este conflicto, los resultados son evidentes, Ucrania no ha  podido producir un solo tanque. 


Así lo informó Tailandia, país que en el 2011 había firmado un acuerdo con Ucrania para que le suministrara 54 blindados por un total de 241 millones de dólares. Sin embargo, tras un largo retraso, Bangkok ya contempla rescindir el contrato a favor de proveedores chinos.
 
Las razones del incumplimiento de la industria militar ucraniana fueron explicadas por el director del centro analítico 'Tercer sector', Andréi Zolotarev:

"Para cumplir el contrato y suministrar tanques a Tailandia faltaba hacer una cosa ordinaria —ajustar un anillo en la torreta—. Están las máquinas de precisión necesarias, el cliente ya ha transferido el pago, pero faltan profesionales que puedan llevar a cabo una operación que requiere de mucha precisión", lamentó el analista en una conferencia de prensa realizada en la capital ucraniana.

Anteriormente ya se informaba sobre los problemas en diferentes sectores de la industria ucraniana, particularmente, en la esfera militar, la producción de aviones y camiones.

Cabe recordar, que el presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania, Serguéi Pashinski, no cree que el complejo militar-industrial nacional sea capaz de desarrollar su propio avión militar de momento.

La creación de un avión militar del tipo L-39 Albatros cuesta entre 3.000 y 4.000 millones de dólares. Todo el pedido del Ministerio de Defensa para este año asciende a 100 millones de dólares. ¿De qué tipo de aviones militares podemos hablar en Ucrania? ¿Para qué incluso fantasear sobre el tema? Ucrania no tiene capacidad tecnológica ni financiera para crear un avión militar, ni siquiera el más ligero", aseguró Pashinski.

"Nuestro potencial se limita al vehículo blindado Dozor y el mortero Molot. Son los dos tipos de armas que hemos creado y no cabe hablar de aviones o portaviones… Las industrias están destruidas, hay cero potencial, no hay dinero", destacó el alto cargo, quien agregó que prácticamente ninguna empresa del consorcio militar-industrial del país recibe pedidos.