jueves, 1 de septiembre de 2016

Documentos oficiales dejan mal parado al general del Ejército


Tras  ser condecorado con la medalla “Cruz de la Victoria” en Chile, se ha revelado ante la prensa que una serie de documentos oficiales dejan muy mal parado al comandante general del Ejército, general de División Luis Ramos Hume, designado en el cargo por el gobierno de Ollanta Humala.


Y es que el general Ramos Hume dio luz verde a la adquisición de equipos destinados a la lucha contra el narcoterrorismo en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) que resultan “desfasados”, según documentación oficial de dicha institución militar.

El jefe del Departamento de Apoyo Técnico de Comunicaciones del Ejército, Carlos Arroyo Celis, remitió el Informe N°001/SCOME/DAT al Servicio de Comunicaciones de dicha institución castrense el 16 de febrero del año pasado.

Dicha documentación, que tiene el carácter de reservado, revela una serie de problemas detectados durante el proceso de compra de 2 mil radios modelo R-312ATs -proporcionadas por la empresa rusa Rosoboronexport S.A.-, complementaria al pago de los 24 helicópteros Mi171-Sh-P que fueron gestionados durante el régimen de Humala.

Sin embargo, el Informe N°001/SCOME/DAT, del Área de Comunicaciones del Ejército, revela que las radios de fabricación rusa “no cumplen” con los requerimientos esenciales solicitados por el Ministerio de Defensa, debido a que se trata de equipos “desfasados”. Es decir, su tecnología de “más de veinte años de antigüedad” resulta inservible en el accidentado escenario que representa la espesura de la selva peruana.

El objetivo de la compra era mantener la comunicación constante entre los operadores de las patrullas en tierra y las aeronaves con el fin de contrarrestar las múltiples emboscadas que desde 2008 han cobrado la vida de más de 200 militares.

Por si fuera poco, este radiotransmisor no cuenta con un receptor interno GPS propio, fundamental para el conocimiento situacional de las patrullas. Por último, el convenio no incluye la “implementación de la red de voz criptográfica en el modo salto de frecuencias, entre las aeronaves y las patrullas de fuerzas especiales”.

El pasado 30 de mayo, el general de División Víctor Nájar, jefe de Estado Mayor del Ejército, remitió un oficio al jefe del Estado Mayor del Comando Conjunto, Jesús Reto Otero, en el que, “por especial encargo del señor general del Ejército Comandante General del Ejército, Luis Ramos Hume”, solicita la aprobación de las especificaciones técnicas del R-312ATs para su adquisición y empleo por el Batallón de Operaciones de Paz (Minustah).


Si bien admite que los equipos no pueden ser usados durante operaciones militares, desliza la posibilidad de destinarlos a operaciones “complementarias”. Además, realiza la consulta para conocer “los lineamientos técnicos emanados por dicho organismo internacional, con la finalidad de validar las especificaciones técnicas para la adquisición de dicho equipamiento”.