martes, 2 de junio de 2015

El avión de combate ligero FA-50 fue presentado en el SITDEF




Desde que la Fuerza Aérea del Perú adquirió los aviones de instrucción KT1P, la empresa Korea Aerospace Industries (KAI) no ha dejado de aprovechar en dar a conocer las capacidades de su avión de combate ligero FA-50.


Y  así lo hizo en el V Salón Internacional de Tecnologías para la Defensa y Prevención de Desastres Naturales (SITDEF 2015), donde presentó en maqueta su avión y mostrando las ventajas y cualidades proporcionadas de este avión.

Como se sabe, la empresa KAI ha manifestado su interés de venderle al Perú 24 aviones FA-50 a la Fuerza Aérea del Perú con el objetivo de no solo tener un comprador en Sudamérica, sino de tener a largo plazo un gran mercado para vender este avión en la región.

Pero lo que interesa más, es que si se llega a concretar dicha compra con transferencia tecnológica, podríamos a suponer que para el 2025 o 2035 Perú podría adquirir los aviones de ataque furtivos KF-X. 







Pues al ver que la Fuerza Aérea del Perú no ha adquirido nuevos aviones caza en los últimos 30 años,  daría a entender que existe un proyecto a largo plazo con la empresa KAI y con lo que se convertiría el Perú en el primer país sudamericano en tener aviones furtivos.


Pues como se sabe,  el KF-X es un programa de Corea del Sur para desarrollar un caza polivalente de avanzada para la Fuerza Aérea de la República de Corea (ROKAF) y de la Fuerza Aérea de Indonesia (TNI-AU).

Corea del Sur e Indonesia han acordado cooperar en la producción de aviones de combate KF-X en Seúl el 15 de julio de 2010.  Los requisitos iníciales de operación para el programa KF-X según lo declarado por el ADD (Agencia para el Desarrollo de Defensa) fueron desarrollar un monoplaza, bimotor jet con capacidades furtivas más allá de cualquiera de los Dassault Rafale o de un Eurofighter Typhoon, pero sigue siendo inferior a las capacidades proyectadas en el Lockheed Martin F-35 Lightning II.  

El objetivo general del programa es producir un caza de generación 4.5 con mayores capacidades que un F-16 para el 2020.