jueves, 11 de agosto de 2016

Bases militares cercanas al Aeropuerto Jorge Chávez serán reubicadas en el 2017


Sin declarar ante la prensa, el ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, señaló que el concesionario del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, Lima Airport Partners (LAP), estará en condiciones de iniciar los trabajos de construcción de la segunda pista de aterrizaje a partir del primer trimestre del 2017.


“El objetivo es que los trabajos del túnel Gambetta se culminen este año y no sean postergados para el 2017. Sin el túnel no se pueden iniciar las obras del aeropuerto”, dijo Vizcarra.

El ministro Vizcarra afirmó que la construcción de la segunda pista de aterrizaje en el terminal aéreo permitirá duplicar la cantidad de ingresos por turismo en el Perú y consideró que las actuales instalaciones del aeropuerto ya no se dan abasto para la demanda de los pasajeros.

Sin embargo, el actual ministro no se ha pronunciado sobre la posible reubicación que tendrán todas las bases militares que se encuentran cerca del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez.

Sin duda que es algo inaudito que se quiera reubicar las bases militares que están cerca del Aeropuerto Internacional  Jorge Chávez y que por muchos años  han estado allí  protegiendo a la población del terrorismo.


¿Qué se pretende con aquello?, ¿y en casos de emergencia nacional de cualquier índole?, ¿en dónde serán reubicadas todas las aeronaves que tienen estas dos entidades militares del país?.

 Cabe recordar, que el predecesor del ministro Martin Vizcarra José Gallardo Ku junto a su procurador adjunto  del Ministerio de Transportes y Comunicaciones Carlos  Alarcón Cancharí habrían  usado sus influencias para que los terrenos que se encuentran alrededor del Aeropuerto Jorge Chávez sean expropiados a la fuerza y sin pago alguno.

Esto con la finalidad que  la empresa norteamericana Lima Airport Partners salga muy bien beneficiada  en todo este embrollo.

Por otro lado, el nuevo ministro de Defensa, Mariano González Fernández, es otro personaje que no se ha pronunciado sobre este tema, ni mucho menos a dicho algo sobre su predecesor el ex ministro de Defensa Jakke Valakiri, quien aceptó bajo Resolución Ministerial 591 con fecha 31 de Mayo del 2016, que el Grupo Aéreo N.- 8,  la Unidad de Transporte más grande de la Fuerza Aérea del Perú sea reubicada en la Base de las Palmas.

Asimismo, detalla dicho documento que resulta necesario disponer que la FAP adopte las acciones necesarias para el traslado inmediato de sus unidades del Ala Rotatoria que operan en las plataformas del Aeropuerto Internacional  Jorge Chávez a la Base Aérea  Las Palmas.


Lo grave en este caso, es que el Estado le ha entrega a LAP más de un millón de metros cuadrados en terrenos que podrían ser utilizados previa inversión de la concesionaria para atender las necesidades de expansión del aeropuerto, sin embargo LAP con la complicidad sospechosa del MTC no los utiliza.

La interrogante es ¿por qué esta empresa norteamericana quiere las instalaciones de nuestras Fuerzas Armadas que constituyen parte de la defensa nacional y la seguridad del Estado?, en el caso del Ejército existen talleres aeronáuticos con inversiones de más de cien millones de dólares que se perderían. ¿LAP le pagará al Ejército por lo invertido?