martes, 10 de julio de 2012

¿Los Reptilianos son un mito o realidad?


Vagando por internet, encontré esta peculiar foto, y me llamo mucha la atención  la imagen de este ser que parece tan reptil y a su vez también tan humano. Pero ¿realmente existen?


Según dicen, había dos razas en la constelación de Draco, de un planeta llamado Alpha Draconis, cuyas condiciones para la vida eran muy duras. En este medio las emociones habrían resultado un lastre para la vida y la supervivencia.  Se basaron en el poderío físico e intelectual, los polos negativo y positivo.

Estos seres andaban en un primitivo estado de desarrollo cuando su Galaxia estaba casi desierta. Por lo que dejaron su planeta y llegaron al nacimiento de la vida en esta galaxia. Ambas se dividieron el terreno y comenzaron a ayudar a la evolución. Los hombres ave, vanidosos, elitistas y amantes de la longevidad, se maravillaron por los seres reptil y comenzaron a hibridar genéticamente con ellos.


De este mestizaje surgen las primeras grandes figuras reptilianas, conocidas como las Serpientes Aladas. En aquél entonces los reptoides aparentaban más ser dragones. Hoy su forma es mucho más homínida y la mayoría han perdido rasgos bestiales como la cola o las alas, que aún son símbolo de realeza para ellos, que nunca olvidan su pasado. Su morfología varía entre una figura más Draconiana y una más Homínida

Así mismo, se dice que su vida alcanza varios miles de años en la raza más pura de la tierra mientras que en los híbridos suelen estar en torno a 300 años. De esta forma representan el polo de la sabiduría y son conocidos y respetados por ser los guardianes del Conocimiento Universal.

Por otro lado, se dice que el hombre evoluciona de  nuestros creadores originales, las razas felinas conscientes. Ellos comenzaron una hibridación genética con nosotros de la que ambos salimos muy fortalecidos. Esto ocurre en la Constelación de Libra, Lyra, en el planeta Avyon (después se fundará en su honor otro planeta con el mismo nombre en la Constelación de Pléyades), cuna de la humanidad.



Si esto es verdad, entonces podemos ahora sí entender por qué los egipcios adoraban tanto a los felinos ya que hasta en las esfinges están representados seres híbridos con rostros humanos y cuerpo de felinos. 

Pero, aún surge un interrogante, ¿Qué pasa entonces con la teoría en que el hombre evoluciona del mono?