martes, 9 de agosto de 2016

China y Rusia, ¿una alianza militar contra la OTAN?


Mucho se ha especulado en cuanto como EE.UU maneja a su antojo a la  Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)  con la finalidad de dominar y perjudicar a Rusia. En tal sentido, China ha propuesto a Rusia crear una alianza contra la OTAN para poner fin a ‘las ambiciones imperialistas de Occidente.


El presidente de China, Xi Jinping, encabezó la ceremonia de la conmemoración del 95 aniversario del Partido Comunista, en la que ofreció un discurso solicitando una alianza estratégica con Rusia para frenar a la OTAN.

“Actualmente, somos testigos de acciones agresivas de EE.UU. tanto hacia China como Rusia. Creo que Rusia y China pueden crear una alianza ante la cual la OTAN (la Organización del Tratado del Atlántico Norte) sea débil”, subrayó Xi.

Igualmente, el jefe del Estado chino se mostró además convencido de que esa coalición militar “pondría punto final a las ambiciones imperialistas de Occidente” a lo largo del mundo.

En esta línea, Xi pronosticó la debacle de la Unión Europea (UE), junto con la economía de EE.UU., hechos que “terminarán con un nuevo reordenamiento del mundo”.

“El mundo está al borde de un cambio radical (…) en los próximos diez años, podemos esperar un nuevo orden mundial en el que el factor clave será la alianza ruso-china”, aseguró.

En tanto, el medio Southfront, hizo hincapié que Pekín está sugiriendo que Rusia dé el primer paso para pasar de una asociación política y económica a una alianza político-militar, capaz no sólo de hacer frente a retos cada vez mayores, sino también de ejercer liderazgo a nivel mundial.

Por otro lado, se  informó que el presidente ruso, Vladimir Putin, estará para la cumbre de los líderes del Grupo20 (G20), que se desarrollará entre el 4 y 5 de septiembre en la ciudad de Hangzhou (este) de China.



OTAN justifica su expansión militar.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ha asegurado que el refuerzo de su presencia en el este de Europa responde al aumento de la retórica y las actividades nucleares de Rusia.

Sin embargo, Rusia está rodeada por 29 bases militares de la OTAN. Precisamente los intereses geoestratégicos de la Alianza ponen a Rusia, según el Kremlin, en un callejón sin salida. Precisamente la tensión entre Rusia y la OTAN se encuentra ahora en su límite más alto, según expertos.



Recientemente el presidente ruso, Vladimir Putin, declaró que agregará más de 40 misiles balísticos intercontinentales a su arsenal nuclear.

Las denuncias de Rusia sobre la expansión de la Alianza Atlántica cada vez son más frecuentes.

La OTAN aprobó la creación de una nueva fuerza de 5000 soldados y seis centros de comando en Europa del este. Así se instalarían las citadas unidades en, Letonia, Lituania, Estonia, Polonia y Bulgaria, además de la recientemente abierta en Rumanía. Un hecho que pone en Jaque al Kremlin quien seguramente no se quedará con las manos cruzadas.

 En tanto, el jefe del Estado Mayor del Ejército de EE.UU., el general Ray Odierno, identificó el pasado miércoles, durante una rueda de prensa celebrada en el Pentágono, a Moscú como la amenaza más peligrosa para la seguridad de su país: “Creo que Rusia es el país más peligroso”.

Pero ante un posible conflicto militar entre estas dos potencias, ¿Cuáles son los verdaderos objetivos de la OTAN en el mundo?

La OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) se creó en plena “Guerra Fría” entre Estados Unidos y sus aliados de Europa Occidental, para intentar frenar la expansión constante de la Unión Soviética.

El objetivo fundamental de esta organización es establecer una alianza de defensa regional entre las potencias que la forman.




Este organismo militar multilateral se ha dedicado en los últimos años a realizar incursiones militares en países que no son sus miembros. Recordemos que el apoyo estadounidense al Reino Unido en 1982 se articuló por aquí.

Actualmente integran la organización Alemania, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Estados Unidos, Francia, y  Grecia.

Casi una década después del fin de la “Guerra Fría”, la Alianza Atlántica entró por primera vez en combate en 1999 para persuadir, mediante bombardeos aéreos y marítimos, al presidente yugoslavo Slobodan Milosevic que retirara sus fuerzas armadas y militares de la provincia serbia de Kosovo.

Se justificó la agresión apelando al derecho de injerencia para garantizar los derechos humanos.

El cinismo de la administración norteamericana al posicionarse en los conflictos internacionales que ocasionan desmanes a los pueblos es ampliamente conocido. Para la OTAN no es un problema de derechos humanos, es simplemente la necesidad de resolver su derecho a la injerencia en aquellos conflictos que geoestratégicamente interesen para preservar su zona de influencia.




Hoy por hoy, la OTAN es la que garantiza a sus países miembros la posibilidad de aplicar políticas expansionistas, aunque no anexando fronteras geográficas, sino, adueñándose de los recursos naturales y hasta humanos, de manera que sus países puedan contar con los recursos para seguir operando y aumentando las ganancias, al conseguir recursos naturales sustraídos violentamente de los países invadidos, pagando la más barata mano de obra al llevar sus fábricas a lugares donde las personas trabajan en condiciones de casi esclavitud.

Cinco pasos de la OTAN para aumentar su potencial defensivo en Europa.

Según Dan Gouré, presidente del Instituto Lexington (EEUU), El primer paso para contener a Rusia es el aumento de las capacidades de inteligencia. La OTAN sufre por la falta de inversión en esta esfera, por lo que Rusia ha podido tomar por sorpresa a la Alianza en varias ocasiones.

En segundo lugar, la OTAN debe desarrollar sus Fuerzas Aéreas. A juicio del autor, "son muy importantes para destruir los sistemas antiacceso y de negación área (A2/AD por sus siglas en inglés) rusos desplegados en Kaliningrado y otros sitios".

 Según el experto, la OTAN tiene que mejorar la logística e infraestructura de las Fuerzas Aéreas y adquirir los cazas de quinta generación, lo que "cambiará el balance de las fuerzas aéreas en Europa".
En tercer lugar, la Alianza necesita un sistema de defensa antiaérea y antimisiles integrado, similar al de Rusia.

En cuarto lugar, la OTAN debe de redescubrir la lucha radioelectrónica", abandonada tras el fin de la guerra fría.

El último paso, es la modernización del arsenal nuclear y la renovación de las doctrinas nucleares de los países miembros de la OTAN. Ante estos pasos, la pregunta es, ¿esto nos lleva al inicio de una Tercera Guerra Mundial?