domingo, 21 de agosto de 2016

Chile tendrá su nuevo satélite Fasat Delta en el 2020


Mientras que Perú  va a poner en pocas semanas su satélite, en foros chilenos se dio a conocer que Chile ya tendría previsto que en el  2020 estaría listo el nuevo satélite que reemplazará al Fasat Charlie, que a fines de ese año termina su vida útil, y con el que se continuaría el programa espacial chileno.


En lo que se contempla hasta ahora en el proyecto, se  incluye tres alternativas que van desde poner en órbita un satélite similar al actual; otro de mayor tamaño, o bien instalar dos.

 Esta última opción implicaría que además de un satélite tipo Fasat Charlie se lance además al espacio uno más específico con el fin de lograr una mayor cobertura de la superficie terrestre y con un rango espectral distinto. Esto permitiría discriminar cambios de temperatura, lo que además serviría para investigación científica y tecnológica del ámbito civil.

Esto significa, una ventana de tiempo de al menos tres años  en las que chileno contará  con un satélite propio, debiendo recurrir a la compra de imágenes de empresas dedicadas al rubro.

Eso no es para nada dramático en tiempos de paz, claro que si se produce algún conflicto parece quese hace más difícil conseguir fotos del enemigo, pero siempre hay proveedores menos escrupulosos  igual podrían suministrar ese tipo de imágenes.





 Ahora bien, para que en los próximos satélites chilenos estén listos (¿por listo se entenderá en órbita?) para el 2020,  Chile tendría que apresurar bastante el proceso de licitación y ordenar su construcción, estas cosas toman su tiempo.

Cabe recordar, que en el 2015 el ministro de Defensa de Chile, José Antonio Gómez, llegó hasta la República Popular China con el objetivo de buscar el remplazo del satélite chileno FASAT Charlie, el  nuevo satélite esta denominado  con el nombre de Fasat Delta.

El Fasat-Charlie, perteneciente a la Fuerza Aérea de Chile (FACh), es el tercer satélite chileno en órbita y el segundo exitoso.

El proyecto SSOT (Sistema Satelital de Observación Terrestre) tiene su origen en el esfuerzo e iniciativa de un grupo de Académicos liderados por la Universidad de Concepción y la FACh, que en conjunto logran posicionar la necesidad de contar con una capacidad espacial propia de observación remota de la tierra con fines de Defensa y de desarrollo del país del Sur.

El Fasat Charlie tuvo un costo de cercano a los 70 millones de dólares, es un satélite de observación de la Tierra con aplicaciones civiles y militares desarrollado en conjunto por Astrium y el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) de Francia para el Ministerio de Defensa de Chile usando una plataforma “Myriade”.


Asimismo, este satélite chileno fue lanzado como carga secundaria a bordo de un cohete Soyuz ST-A (VS02) el 17 de diciembre de 2011 desde Kourou, en Guayana Francesa.